Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Trabajo cooperativo y mapas del tesoro

En la entrada anterior os mostramos cómo desarrollábamos algunas actividades de ¡A contar! desde el enfoque del trabajo cooperativo. En esta ocasión, queremos continuar mostrándoos cómo podemos transformar las actividades de tipo Mapa del tesoro en esa misma línea.

Igual que os comentábamos cuando hablamos de la posibilidad de trabajar Peticiones de forma cooperativa, es importante que los niños y niñas manejen bien las actividades del Mapa del tesoro antes de introducir cualquier variante (en la página 47 de la guía podéis consultar cómo se trabajan estas actividades).

658574_ES0000000023792 47

Una vez que se hayan familiarizado con este proceso podemos incluir diferentes técnicas de trabajo cooperativo. Una de estas consiste en formar equipos heterogéneos. Estos grupos pueden estar compuestos de varios miembros, entre los que es importante que haya al menos un niño o niña que pueda ayudar a los demás y uno con dificultades de aprendizaje. Nosotros decidimos formar grupos de 4 integrantes con este criterio: en cada grupo había un alumno que podía necesitar ayuda, uno que era capaz de prestarla y dos que no destacaban ni por una cosa ni por la otra. Además, también procuramos que fueran equilibrados en cuanto a niños y niñas y que tuvieran diferentes orígenes étnicos y culturales.

La tarea que les pedíamos era que tres alumnos escondieran un tesoro (un muñeco, un lápiz, un cuento, etc.) sin que lo viera el otro compañero del grupo. Posteriormente, les entregábamos un folio a los tres que habían escondido el tesoro para que dibujaran el mapa del aula.

imagen 2

imagen 3

imagen 4

imagen 5

imagen 6

Los tres alumnos que habían escondido el tesoro, dibujaron el mapa pasándose el folio por turnos. Cuando terminaron, marcaron el lugar con un gomet y se lo entregaron al alumno que no había participado en las actividades anteriores, quien debía buscarlo guiándose por el mapa y las indicaciones de sus compañeros (una variante de esta técnica es que sea un cuarto integrante del grupo el que esconda el tesoro y los otros tres sean los que deben encontrarlo guiados por un mapa).

imagen 7

Estas actividades podemos complicarlas todo lo que queramos dependiendo del grado de evolución y madurez de los alumnos del grupo. Por ejemplo, podemos pedirles que utilicen un color determinado para cada clase de objeto del aula. Es decir: que dibujen las mesas y sillas en rojo, los muebles en azul, los elementos móviles o rincones de verde… Cada niño o niña estará encargado de dibujar un determinado tipo de objetos para completar el mapa de la clase.

imagen 9

imagen 10

imagen 13

imagen 14

imagen 15

imagen 16

Como hemos insistido en entradas anteriores, para que estas actividades tengan éxito, sobre todo en estas edades, es indispensable que el docente esté cerca de los alumnos para controlar el correcto desarrollo de la actividad y garantizar que la participación de todos los miembros del grupo sea real y equitativa.

imagen 17

Si os animáis a trabajar de este modo, es importante que reviséis cómo funcionan los grupos y que comprobéis el grado de rendimiento de todos los alumnos que forman el grupo para aplicar los ajustes que consideréis convenientes.

Si el funcionamiento ha sido el correcto, estos equipos deberían mantenerse de un modo más o menos permanente (por lo menos, durante todo el trimestre) y convertirse en la agrupación habitual para realizar este tipo de actividades.

Esto, sin embargo, no es incompatible con otras agrupaciones. Nosotros, dependiendo de las necesidades de los alumnos y de las propuestas de trabajo, utilizamos también diferentes tipos de agrupamientos como son el trabajo por parejas o equipos mayores.

imagen 18

Aprender a trabajar en equipo es una tarea que lleva su tiempo. Tanto los alumnos como los docentes debemos adaptarnos a formas de trabajar distintas de las habituales, pero, en nuestra opinión, este pequeño esfuerzo merece la pena.

Esperamos que esta entrada os haya resultado útil y que nos comentéis posibles dificultades que os encontréis a la hora de llevarla a la práctica.

 

Comentarios

Deja un comentario

Elisa Hernández

Maestra de Educación Infantil y coautora del proyecto ¡A contar!